ALEJANDRO
ALEJANDRO
Album de fotos
CONTENIDO
INTRODUCCIÓN
CONSIDERACIONES
MI NIÑEZ
MI PUBERTAD
EL EROTISMO
MI PRIMERA VEZ
CON TODO
EL FIN DE PAPA
RUBEN
TRABAJANDO
CARLOS
EL GRAN EMPLEO
COMPLICACIONES
ROBERTO
OTRA VEZ
DESICION
ROBERTO
ALEJANDRO
ROBERTO
MI OTRA ...
FACIL DE CAER
CONFESION
RUTINA DIARIA
MIS COMIDAS
MI RETIRO
NUEVO ROL
MIS CUENTAS
NO MAS
Y ÁGALE!
EL VIAJE
REQUIEN
UN POCO TARDE
NO PUEDO
POR MI
EL REGRESO
FANTASMAS
PASANTIA
ALEJANDRO

Mientras tanto, mi amistad con Alejandro –el supervisor- iba tomando mas fuerza y confianza, siempre estaba atenta a sus movimientos hasta que una tarde llegó para mí la oportunidad de provocarlo y hacerlo caer en mi juego.

Una tarde que bajó al sótano para preparar su carro y viajar a su finca, me acerque y empecé a buscarle tema pues estaba decidida a irme con todo para conquistarlo, hablamos de una cosa de otra sin importancia me contó lo que había en la finca y lo que hacia en las noche a la luz de la luna con una botella de aguardiente bien frió tirado al lado de la piscina, ¿te gustaría ir? –me disparó de pronto- que rico, me gustaría mucho, -le respondí casi de inmediato en realidad lo quería porque esta experiencia no la he tenido y quisiera vivirla-, me dijo que iría y volvería pero que en tres día regresaría, si quieres me acompañas -dijo sin titubeos- alístate y mira a ver quien te va a reemplazar esos días, entonces le pregunte como para asegurar mi protagonismo en el viaje “en que condiciones iba yo” sin pensarlo mirándome dijo: como mi esposa por su puesto.

Esto me gustó muchísimo y a la verdad más de lo que esperaba, seguro me comportaría sobradamente como su hembra más que como su esposa en el viaje.

Entonces sentí que estamos sintonizados en el pensamiento de tener intimidad aunque no se atrevía a manifestármelo, eso era seguro, de pronto muy previsivo me pregunto si me hacia falta algo y le respondí que no tenia vestido de baño yo nunca pensé que esta conversación llegara a ser seria y que por su parte tomara la iniciativa regalándome el vestido.

Efectivamente luego de despedirnos de palabra el subió a su oficina y al rato me llamo por el interno para que subiera a su oficina, subí rápido y apenas entre me estiró la mano en la que tenia unos billetes y me dijo: con esto te sobra para que compres el vestido de baño, que sea bien lindo y pequeño, -a esto le imprimió mucha picardía-, le recibí el dinero un poco apenada y de pronto me arrojé en sus brazos uniéndome a el en un abrazo muy tierno, yo lo bese en la mejilla y luego nuestros labios se encontraron en un beso muy amoroso, por su parte, bajo la mano con la que me tenia asida por la cintura y me agarró el trasero, no lo rechace de plano porque me gustó mucho pero me hice la dura y con mi mano se la retiré suavemente, después de agradecerle nuevamente me retiré a mi puesto de trabajo volando de la felicidad.

El tiempo de su viaje me pareció una eternidad cuando regresó lo espere en el parqueadero y el reencuentro fue muy emotivo, nos besamos con mucha pasión luego el me pregunto sobre el vestido de baño y le dije que le tenia una sorpresa, como el tenia que subir a su oficina le dije que en un ratito subiría, así lo hice, después de organizar las tareas y verificar que Roberto no me buscaría subí con la intención de jugármela toda en esta oportunidad, después de la intimidad con Roberto en la mañana y después de asearme concienzudamente, me puse el traje de baño y luego el uniforme, entonces cuando terminé la tarea que tenia que entregar, me subí dispuesta a lucírselo esperando le gustara, cuando llegue estaba la puerta abierta y cerré tras de mi poniéndole el seguro, me fui directo a donde estaba sentado y lo abracé fuertemente luego me separé para comerme su boca y el la mía un beso intenso muy amoroso luego me pregunto: ¿cual es la sorpresa? -le dije- compré el vestido de baño, y ¿donde está? Lo traigo puesto, el me miró con muchas ganas de verlo entonces me dijo: ¿lo puedo ver? entonces yo me desabroche dos botones de la blusa y destape el hombro el miro las tirillas del sostén y me dijo ¿Y…? no veo nada, entonces el empezó a desabrocharme la blusa y yo tome sus manos como para impedírselo pero indicándole como debía hacerlo hasta que destapó mi pecho y mis senos protegidos por el brasier saltaban de ansiedad, se retiró un poco y me dijo: es muy lindo y te queda muy bien, es chiquito, a lo que respondí: como las tengo pequeñas entonces tiene que ser así, ¿y el resto? –preguntó- aquí está le dije bajando un poco la cintura del uniforme y dejando ver un poco el complemento hizo un gesto como que quería más y entonces lo complací, baje mi pantalón totalmente y me quede en bikini frente a el, me admiro por un momento sentado en su silla del escritorio eres muy linda –dijo- luego me atrajo hacia el y tomándome por la cintura me abrazó, y empezó a acariciarme y yo a corresponderle con mas calor, entonces sentí como me soltaba el nudo del cordón del brasier y mis senos quedaban a su disposición, como estaba sentado mis senos le quedaron a la altura de su boca entonces metió uno en su boca succionándomelo tanto que me hizo perder el control luego, tomo el otro y luego a jugar con mis pezones entonces desesperada baje el panti y quede con mi sexo al aire, el me acaricio muy suave toda mi vulva sobándomela y pasando sus dedos por mi clítoris hice que se levantara del asiento y rápido le ayude a bajar los pantalones y los interiores y luego le empuje suavemente para que se sentara, seguido me le subí a caballo y lo ayude a penetrarme, -posición que me gusta mucho- se me fue hasta los pelos, sentí su verga gordísima y muy grande brincaba como una loca encima de el, por su parte me correspondía pellizcándome las nalgas dándome bombazos muy fuerte muy rápido tuve mi orgasmo, llegue, ese orgasmo que me lleva al cielo, y que ya había practicado bastante con Roberto, fue muy erótico el momento, luego cuando fue a llegar me lo saco y en un fuerte abrazo llego por fuera de mi quedando impregnados los dos por su eyaculacion, para no ensuciar el bikini lo guarde en un bolsillo y me organice el uniforme así después de un largo beso me dispuse a vestirme y como seguía sentado con su gran doble porción al aire lo tomó con su mano y me lo ofreció para que se lo chupara, entonces discretamente le dije: yo no hago eso nunca, -le mentí como para dejar algo de reserva- el entonces comprensivo y resignado subió sus pantalones y se dispuso a seguir sus ocupaciones, por mi parte, una vez vestida me retiré no sin antes besarlo nuevamente muy apasionadamente.

Así termine por ese día, radiante de la felicidad pues sentía que no cabía en la ropa baje a retomar mi trabajo, me sentía plena y satisfecha por lo que había logrado.

Por el momento.

Entonces me preocupé por prepararme para el segundo encuentro que ya teníamos concertado con Roberto al salir de mi turno.

Con mis incursiones al edificio donde trabajaba Roberto se había creado una atmósfera hostil por parte de la esposa del personaje que Roberto cuidaba pues me había visto entrar y salir varias veces del reservado y esto hizo que influyera en su esposo para hacer efectivo el traslado de Roberto a otro puesto movimiento que a la final lo favoreció, con las nuevas responsabilidades de Roberto ya no tenía el tiempo para compartir con migo entonces se tornó mas limitado nuestros encuentros y ya no podíamos tener intimidad todos los días como antes, aunque el se las ingeniaba para buscarme a la salida en la noche al dejar mi turno de trabajo entonces nos entrábamos con la complicidad del portero un rato al mismo sitio que antes teníamos en el edificio, aunque siempre procurábamos en la semana, encontrarnos en mi puesto de trabajo una o dos veces dependiendo el tiempo que el tuviera, pero lo que si hacíamos era encontrarnos en su apartamento los viernes, o sábados, o domingos dependiendo del tiempo que tuviera, algunas veces entre semana, yo me iba hasta su apartamento después de avisarle que lo esperaría, -nunca de sorpresa, no me lo permitía- y allí lo esperaba entonces teníamos toda la noche para nuestra intimidad, desde aquí llamaba a mi hijo y le decía que no llegaría esa noche que me quedaría con Roberto y que mañana muy temprano le daría un beso, el me deseaba buenas noches y muy comprensivo y sin reproches se despedía.

Años atrás, cuando inicié mi actividad sexual mis amigas me habían instruido “de cómo prevenir un embarazo” y tener la tranquilidad de comerse lo que se presente, en esta búsqueda de protección probé todos los métodos de prevención (excepto las cirugías) solo las pastillas no me gustaron por aquello de mi mala memoria, a veces se me olvidaba y más de una vez tuve un susto afortunadamente, sin consecuencias, hace varios años me hice poner el “anillo” que me ha funcionado perfectamente bien hasta cuando empecé mi relación intima con Alejandro, su doble porción me maltrataba al bombearme hasta el fondo y fue cuando decidí retirármelo, como sabía que Roberto estaba castrado por la vasectomía que se habia practicado entonces no tenía peligro con el en nuestros encuentros íntimos que por su puesto, lo hacíamos intensamente, con Alejandro, estaba la posibilidad de quedar preñada pero esta idea me gustaba y vi la eventualidad de buscarla, esto no se dio porque Alejandro se cuida mucho de no llegar dentro de mí, aunque, siempre tuve la esperanza de pescarlo y lo invitaba para que lo hiciera.

El gesto de quitarme la protección Alejandro la interpretó como una demostración de fidelidad hacia el, -me pareció muy chistoso su ingenuidad- y así la tomó, si tenía alguna duda que no creo, con esta prueba de amor quedó tranquilo respecto de mi fidelidad sexual.