NUEVO ROL
NUEVO ROL
Album de fotos
CONTENIDO
INTRODUCCIÓN
CONSIDERACIONES
MI NIÑEZ
MI PUBERTAD
EL EROTISMO
MI PRIMERA VEZ
CON TODO
EL FIN DE PAPA
RUBEN
TRABAJANDO
CARLOS
EL GRAN EMPLEO
COMPLICACIONES
ROBERTO
OTRA VEZ
DESICION
ROBERTO
ALEJANDRO
ROBERTO
MI OTRA ...
FACIL DE CAER
CONFESION
RUTINA DIARIA
MIS COMIDAS
MI RETIRO
NUEVO ROL
MIS CUENTAS
NO MAS
Y ÁGALE!
EL VIAJE
REQUIEN
UN POCO TARDE
NO PUEDO
POR MI
EL REGRESO
FANTASMAS
PASANTIA
MI ROL DE EMPRESARIA
Entonces tomé la opción que me ofrecía Alejandro:

Montar mi propio negocio.
Y de otra parte, aclarar las cosas con Roberto era mi tarea…

Algo que debía hacer lo más pronto posible claro, si fuera un suicida pero como no lo soy entonces premedité todo para inventar algo muy convincente para Alejandro.

Y le hice creer a Alejandro que seguía sus indicaciones.

Y como tenía su sugerencia respecto de entrevistarme con Roberto aproveché el papayaso una noche aceptando una de las muchas llamadas que me hizo Roberto le puse cita en su apartamento, a la hora fijada llegue como siempre, ya sabia en donde y como llegar, era una rutina de cinco años que me la sabia de memoria llegué y entré con la llave que me había dado desde el comienzo de nuestra relación, y lo esperé a que llegara.

La oportunidad de comerme a Roberto no la iba a desperdiciar entonces después de llegar me duché me perfumé el cuerpo y desnuda me metí en la cama a esperarlo y cuando entró me encontró medio soñolienta, estaba desnuda pues quería asegurarme de ablandarlo ántes de iniciar cualquier comentario pues tenia mi plan hecho y quería conocer su reacción entonces a modo de saludo me dijo: Hola mamita ¿Cómo estás? ¿Ya te acompaño…

Apura papito, estoy arrecha, mi huequito está empapado quiero que me penetres, hagámoslo porque no puedo amanecer aquí, mi hijo me esta esperando, no tengo mucho tiempo.

Después de entrar al sanitario regresó al pie de la cama y empezó a desvestirse cosa que me fascina y disfruto mucho por el cuerpo tan hermoso que tiene luego, se metió en la cama también desnudo junto a mi y empezamos a consentirnos hasta que llegamos a la penetración, después de un tiempo de estar culeando y ya descansando de pronto le dije: me tengo que ir, acto seguido me paré y como el ya estaba soñoliento casi ni se enteró que me había parado, empecé a vestirme pensando en la reacción que tendría si le soltara de una que tenía otro amante claro, esto no lo pensaba hacer pero pensando y queriendo saber como reaccionaria organicé como se lo iba a decir y cuando estuve lista se la solté: tengo un amor de esos que llaman platónico es algo importante que me esta pasando y quiero que lo sepas por mi misma.

No alcancé a terminar lo dicho cuando después de un ¿Que? quedó sentado frente a mí entonces me dijo:

¿Que dices? ¿Que me la estas jugando? y siguió con otra sarta de improperios

Como vi que se estaba poniendo espeso el momento -y como ya había vivido palizas anteriores- antes que iniciara una agresión, fui hacia la puerta y rápido me salí de la pieza no sin antes oír que me decía: perra, no te quiero ver más...

Al otro día me puso dos mensajes de texto a mi celu en donde me insultaba en el primero y en el segundo me decía que teníamos que aclarar las cosas, que teníamos que vernos ya.

Entonces el día jueves en la noche llame como siempre a Alejandro y le conté lo que había pasado con Roberto –claro, no le dije que me lo había culiado, ni más faltaba- y que quería verme para hablar y aclarar las cosas y lo que le había hecho, Alejandro me aconsejo atender su requerimiento pero en un lugar público en donde el no pudiera agredirme, con esta consigna me despedí de Alejandro quedando de vernos al otro día viernes a las nueve de la mañana en la cafetería de siempre para dialogar acerca de lo que yo debía hacer y decir y para entregarme un dinero para comprar unos materiales para el puesto de trabajo que Alejandro a pesar de todo sigue empeñado en montar para mi apoyándome económicamente.

Aquí empezó mi juego para recuperar la confianza de Alejandro cosa que no me costaría mucho a el me tocaba decirle algunas cosas, otras cambiarlas y otras definitivamente no contarlas, lo que si tenia claro, era que no iba a perder a Roberto por un arranque de sinceridad con Alejandro que a la postre no me importaba mucho.

Al otro día, después de ponernos de acuerdo con Alejandro por teléfono nos encontramos al medio día y nos fuimos hacia el centro de la ciudad, en un paraje mas o menos desolado de la ruta que ya teníamos como paradero el estaciono su vehículo en el lugar de siempre, un sitio apartado de los mirones y muy discreto, ahí estuvimos consintiéndonos, el mi vagina y yo su pene, al rato de estar pajeándolo le dije ¡papi, dámelo! entonces el se concentró en mis movimientos y cuando empezó a gemir le dije: ¡hazlo mi vida, no dejaré derramar ni una gota! entonces me clavé en su entrepierna medio descubierta y me metí toda su verga en mi boca al tiempo que le apretaba los huevos para que no dejara nada adentro, como estaba con mi trasero al aire cuando me agaché el me agarró mi vagina y me penetro con tres de sus dedos, la emoción de la penetración me hizo tragar todo el tetero, después de lamerlo por todas partes y asegurarme que no se perdiera nada me incorporé recostándome en el asiento quedando exhausta y pasando el último trago del bombazo de semen que me había metido.

Quiero más –le dije- y Alejandro me miro con una sonrisa de complicidad diciéndome: garosa, por hoy no hay más, reímos, nos besamos y después de un rato y cuando ya nos habíamos organizado la ropa entonces le pedí me diera algo de tomar, dándome un beso arranco el carro y pocos metros adelante en un quiosco, me compró una ensalada de frutas y una botella de agua, la sobre mesa me pareció deliciosa y como ya era hora del almuerzo me cayo de perlas.

Deje en el recipiente para basuras el desechable y seguimos rumbo al centro, en una calle que hora la llamo “la de la despedida”, -porque siempre ahí nos despedimos- después de besos y besos y otra tocadita me despedí de Alejandro y continué rumbo a los almacenes para hacer las compras previstas, no había acabado de comprar cuando entro una llamada a mi celular era Roberto insistiendo que quería verme.

Recordando las recomendaciones de Alejandro le acepte la entrevista pero en una cafetería del centro en donde no tuviera la oportunidad de agredirme, la encontramos muy cerca de su puesto de trabajo efectivamente, a las tres de la tarde nos encontramos, fue un encuentro ni frió ni caliente, después de un beso sin lengua tomamos una mesa y empezamos a hablar de todo dando rodeos hasta que llegamos al punto que a el lo preocupaba, como siempre con mi habilidad maneje la situación y logré calmarlo y cambiar su actitud por una mas amigable, yo le dije que esa relación que el tomaba como una traición a su hombría, solo había sido de pensamiento con alguien que ni se había enterado y que entonces no había habido contacto personal alguno, su machismo entonces se calmo y cambio de actitud y los ánimos se apaciguaron empezamos a consentirnos y a besarnos, después me mostró su celular costoso que acababa de comprar, después de que me indico como, estuve jugando uno de esos juegos que traen los celulares, también leí unos mensajes de texto que sus esposas le habían puesto, no le di importancia porque es un hecho que conozco muy bien, soy la número cuatro, y todas están activas y la relación con ellas es buena, entonces no me amargue el momento y deje que me resbalara, como a la siete de la noche el pidió la carta y comimos en el mismo sitio, seguimos compartiendo hasta las diez de la noche, ocho horas después de habernos encontrado nos paramos para retirarnos, el insistió en acompañarme hasta mi puesto de trabajo a dejar mis compras y luego llevarme a mi casa cosa que no acepté porque no quería que supiera en donde tenia mi trabajo, y de ir a mi casa pues ya le cogía la noche para regresar al otro extremo de la ciudad, finalmente aceptó dejarme ir sola y salimos a buscar un taxi, no habíamos caminado diez metros cuando tres tipos con cuchillo en mano nos rodearon mientras dos cuidaban otro se le abalanzó tirándole un puntazo con el arma al estómago Roberto en un movimiento de buenos reflejos se hizo para atrás entonces el delincuente no lo alcanzo pero en este movimiento la otra mano se fue directa al celular y se lo arranco de la cintura como un resorte Roberto se le abalanzó y se lo quitó pero en este raposazo la tapa del celu se arranco y cayo al suelo Roberto con el resto en la mano brinco hacia mi para protegerme de los otros dos que ya para entonces con la solidaridad de la gente que estaba cerca con su apoyo logramos que los hampones desistieran de su intento y ágilmente entre el tráfico se esfumaron.

Pasado el susto y visto el desastre del aparato calmados ya me despacho en un taxi para mi puesto de trabajo.

Ese viernes llegue pasada las once de la noche a mi casa.

Al otro día sábado como a las once del día me llamó Alejandro a mi casa para saber de mi, cuando sonó el teléfono conteste: ola papi... me corte, en ese instante no sabia quien llamaba pero estaba segura que era Roberto...vida complete, cuando caí en la cuenta que era Alejandro, que susto tan marica, se me estaban cruzando los cables, de pronto, me volví a ver en la misma situación, una situación que no quería repetir y que me ponía muy nerviosa, aunque mi experiencia, salvó el momento.

A Alejandro le conté lo que había pasado el día anterior con Roberto que habíamos tenido un diálogo muy civilizado y que habíamos terminado definitivamente la relación aunque el estaba dispuesto a perdonar y olvidar mi traición platónica, aunque yo –le dije a Alejandro- no quiero mas nada con ese hombre.

Completito Alejandro me la creyó.

Entonces empecé a armar todo el rollo respecto de mi ruptura con Roberto, empecé a contarle cosas (las que convenían) a Alejandro y de lo mucho que estaba sufriendo por Roberto el, muy solícito se ofreció a consolarme y a darme consejos de cómo debía proceder para superar la pena, que risa, completito me lo gocé.

Y la farsa siguió tomando fuerza y consolidándose cada día más, Alejandro por su parte estaba muy pendiente de mí para mitigar mi pena.

Dos días después hablando por teléfono con Alejandro le contaba de una invitación que me había hecho Roberto a su apartamento pero que por su puesto no acepté, -eso le dije- el quería darme la llave del apartamento para que entrara y lo esperara como siempre…

Cagada,

Se me había olvidado que Alejandro sabía que Roberto nunca me quito las llaves de su apartamento, ahora estaba metiendo un cuento raro y fue cuando Alejandro me dijo: oye, espera, ¿cual llave? Si el nunca te la quitó entonces ¿cual llave te daba?

Quede en silencio petrificada, no se me ocurría nada y la vos de Alejandro me saco de mi mutismo, hola, ¿estas ahí? Hola, hola, entonces reaccione y trate de remendar la cagada que había hecho, si mi vida –respondí- no, es que el no se acordaba que yo siempre tuve la llave, y seguimos hablando hasta que llegamos al punto. ¿En que quedaron finalmente? -no sabía como decirlo-

Entonces se la solté:

¡Acepte verlo la próxima vez que el pueda, me quiero dar esa oportunidad! Quiero aclarar las cosas con el pero mi amor, no te preocupes que no me boy a acostar con el, -le suplique- ¡no te quiero perder! mi intención es terminar con el pero necesito hablar y aclarar las cosas de frente.

-Mentiras mías, las guacas que iba a perder un polvo con este hombre, para eso había formas de evadir a Alejandro-.

Con todo lo que sabía ya nada sorprendía a Alejandro, con lo que le conté ya sabía que mi relación con Roberto no la terminaría tan fácilmente pero que lejos esta Roberto de saber la realidad que estoy pasando sabiendo que Alejandro conoce la situación y que la entiende de una manera tan madura, inteligente y fría, no lo puedo entender, como un hombre que descubre que su amante le traiciona se ofrece a arreglar todo para supuestamente enderezar mi camino.

Esto me hace amarlo más y más.

Así pues, el puesto de trabajo financiado por Alejandro para mi, quedó listo para funcionar.

Mañana jueves empiezo a construir mi nueva vida –según Alejandro-.

Le conté a Alejandro que la noche anterior Roberto me llamó a la una de la madrugada a contarme como mucha cosa que había cogido a golpes a su última esposa de la cual ya dije hace siete meses están separados, como en mi no encontró la receptora amable y comprensiva para el acto tan bajo entonces se emberracó con migo y después de reprochar mi falta de solidaridad me tiro el teléfono, entonces yo le marque tratando de calmarlo y recriminándole lo que había hecho, me mando para la mierda y nuevamente me tiro el teléfono.

Estuvo sin llamarme varios días hasta que el domingo a las nueve treinta me llamo.

Mamita –me dijo- ¿como estas? No te había llamado porque he estado pensando mucho sobre lo nuestro y he decidido no hacerte mas daño del que te he hecho, no quiero que sufras mas por mi, no soy lo que tu esperas, ¿sabes? tengo muchísimos problemas familiares y en mi trabajo no me puedo concentrar entonces no quiero seguir en esta situación quiero dejarte libre para que encuentres la felicidad que te mereces, y como no te puedo dar lo que esperas de mi entonces he decidido que terminemos esto que ya para los dos se ha convertido en un martirio, te deseo mucha suerte y que seas feliz.

Papito, no te pongas así, -le respondí- trata de calmarte, yo te adoro, no me dejes así por un problema, hablemos, tratemos de solucionarlo, pero hablemos papito…-entonces oí como lloraba, lo sentí muy mal, sentía que estaba diciéndome la verdad respecto de que me ama demasiado para hacerme daño, sus sollozos llegaban a mi como puñaladas a mi corazón, no lo podía tener cerca para abrazarlo y decirle que no me importaba nada en la vida, que solo el era mi vida y que sin el no puedo vivir, quiero -le dije- estar con tigo para que veas papito todo lo que puedo hacer por ti, quiero amarte para que sepas que ninguna mujer se entregara a ti como yo, papito por favor, piensa en nuestro amor….

No mamita, esto ya no tiene reversa es una decisión muy pensada y hasta aquí llegamos por mi parte estaré aquí metido en mi apartamento solo, no quiero nada, quiero estar solo pensando en mi desgracia, no quiero nada.

Adiós y Colgó.

Sentí que me moría, el hombre que amaba tanto me estaba terminando, dejándome así, sumida en la pena, en la angustia de no poder abrazarlo y decirle que no, que no podía dejarme que lo amo demasiado para perderlo, finalmente termine en un mar de lagrimas y llore toda la noche, al otro día en la mañana mi niño al saludarme se quedó mirándome y me dijo: tienes los ojos hinchados como un mapache, ¿porque has llorado? –Por nada le respondí- ¿sabes mamita? Si no tienes quien te quiera, si tienes un pesar, si has disgustado con Roberto, piensa que siempre estaré yo que si te quiero y por siempre, no llores más y abrázame.

Mi niño es un hombrecito muy inteligente y el asumía que había un problema grave con Roberto yo le explique que en toda relación habían problemas pero nada que no se pudiera arreglar.

Siempre me preocupé porque mi niño y Roberto tengan una relación buena, ellos se aceptan mutuamente y mi niño sabe que tenemos una relación intima que la satisfacemos cada vez que podemos, soy una maga para convertir un anti-valor en valor.

Las palabras de mi niño me tranquilizaron mucho al saber que cuento con el en este sentido, sentí que el amor de mi hijo llenaba de paz mi espíritu, me calme y ya tranquila y así siguió la mañana hasta que a las once antes del medio día me llamo Alejandro a saludarme entonces le conté que Roberto me había terminado y me derrame en llanto, el me decía cosas y me aconsejaba tratando de calmarme, es muy bueno para hacerlo y después de hablar un rato con el, ya estábamos riéndonos de sus ocurrencias , realmente me ayuda mucho, yo le agradecí lo mucho que hace por mi y así ya tranquila me despedí hasta mañana que nos vamos a ver.

Al otro día Roberto me llamó nuevamente.

No he debido atenderlo pero lo amo demasiado y perderlo seria muy terrible para mi, sin embargo, mi angustia ya era menor debido al apoyo moral que Alejandro me da.

Hablando con Roberto, sentí que su actitud era totalmente diferente a la que mostró cuando me terminó y que me dejo como se deja una cosa usada y que ya no se necesita, así me sentí como un ente, y como si nada hubiera pasado, empezó a hablarme con el mismo trato amable de siempre, preocupado por mi seguridad y mi salud, que como estaba vestida etc. Realmente estaba sorprendida, no lo entendía, pero me hacia muy feliz que estuviera en esa actitud con migo porque lo sigo adorando, entonces me dijo que quería con toda su alma verme, para convencerse que yo estaba bien, también me dijo que estaba feliz porque lo habían pasado a “servicios especializados” y que aunque era más comprometedor su trabajo buscaría el momento para encontrarme, me pregunto en donde y que dirección estaba trabajando, yo le dije que prefería que no me buscara allá y que mejor nos encontráramos en una cafetería cualquiera y en el día, el me manifestó que le quedaba muy difícil en el día que entonces el iba a procurar buscar el tiempo para vernos, efectivamente, sin avisarme el sábado estuvo dando vueltas por todo el barrio buscándome pero no me encontró, ese día yo no había ido a trabajar.

Esa noche llamó a mi casa, como le dijeron que ya me pasaban, entonces colgó seguro que estaba, al poco rato llegó casi las once de la noche, como no puede presentarse en casa entonces, lanzó un piedrecilla al vidrio de mi ventana, mi hijo se asomó y al verlo se legró porque el sabe que este hombre es la causa de mis pesares, entonces corrió a donde estaba con mi mama con la que estaba viendo un programa de televisión, muy emocionado me dijo: mamita te tengo una sorpresa, ven, entonces me asomé por la ventana a la calle y hi estaba el, no me sorprendió porque en el fondo lo esperaba entonces después de hacerle una seña con la mano baje y lo atendí, me dijo que quería hablar con migo cerré la puerta y lo seguí hasta su camioneta oficial la abordamos y como tiene vidrios oscuros entonces es el lugar perfecto para cualquier cosa, después de hablar y hablar de todo finalmente le expuse mis razones para terminar nuestra relación, razones que no atendió ni las tuvo en cuenta me dijo: yo no terminaré con tigo nunca, te amo demasiado para perderte luego de discutir nuestros puntos de vista en la despedida nos abrazamos y nos besamos apasionadamente, en el abrazo sentí que su llanto inundaba ese momento cosa que me hizo sentir muy mal entonces empecé a consolarlo y a consentirlo y finalmente como estábamos en la banca de atrás terminamos enganchados como señal de reconciliación, estaban echadas las cartas, tenia que seguir adelante, luego me acomodé mi pantalón y después de besarlo me apresuré a bajarme del vehículo y así, quedando todo como en la nebulosa rápido llegue a mi casa.

Después de mirar por la ventana y segura que se había ido el sentido de culpa me hizo reventar en llanto en mi cuarto ahogando mis sollozos con la almohada para no despertar a mi hijo. Al rato un poco tranquila, llamé a Alejandro para contarle lo que había pasado obvio, no le dije todo.- bueno, le dije lo que a mi me convenía y lo que el quería oír: que habíamos terminado.

Como siempre, Alejandro después de decirme muchas cosas lindas logró calmarme y ya estabilizada emocionalmente, me acosté a pensar y pensar en lo que me está pasando y en lo vivido por mí anteriormente con Carlos y Alfonso, encontrando mucha similitud con lo que estoy viviendo ahora con Roberto y Alejandro, con los dos últimos de cada momento vivido podía contar sin restricciones para calmar mis desamores, siempre ellos dispuestos a apoyarme en mis decisiones por locas que fueran, los dos pienso están en mí, en la misma escala, les tengo el mismo aprecio, es como si se repitiera la historia, repensando en esto casi amaneció ántes de poder conciliar el sueño.

Ahora después de haber pasado unos días sin que me haya llamado y sin saber que está sucediendo la ausencia de Roberto me está consumiendo, estoy haciendo todo lo posible con la ayuda de Alejandro para calmar esta ansiedad y poco a poco ir dejando que el tiempo cure esta esperanza que debo enterrar, no volveré a caer en el doble juego que venia con ellos, -a veces pensaba pero pronto recapacitaba y me decía: ¿y por que no seguir con los dos? Claro, estaba el pacto de sinceridad con Alejandro que espera que yo cumpla y que por lo visto, no cumpliré jamás.

Hasta que sucedió lo que Alejandro me había pronosticado.

Roberto apareció nuevamente, fue su llamada la que me sorprendió pues el trato que me dio al saludarme fue como si nos hubiéramos visto ayer, con su saludo y lo que me dijo me hizo sentir como la pareja que siempre hemos sido.

No pasaron diez minutos cuando su esposa llamó a mi casa diciendo que quería hablar con migo -ella le encontró en su celular mi número telefónico- y como ya había hecho sus averiguaciones respecto de mi, me preguntó muchas cosas referidas a mi relación con Roberto las cuales en honor a la verdad se las confirmé, ella me contó de las andanzas e infidelidades que ella ha estado soportándole pero que a pesar de todo como su esposa, cada vez que iba a visitar a sus hijas el la buscaba para la intimidad y ella como es natural se dejaba encontrar, esto me enfureció mucho porque no puedo soportar la infidelidad pues nuestra relación se basaba en la seguridad que el me daba cuando me garantizaba que no había intimidad con su esposa, igualmente, con sus otras dos mujeres, amén de sus otras amantes.

De acuerdo a los últimos acontecimientos Roberto pensará que no tiene tres mujeres y una tiniebla, ahora somos cuatro sus mujeres.

Tarde pero finalmente lo entendí, todo lo que me prometió, hizo para mí, planeó y en todo en lo que yo lo acompañé y las cosas lindas que me decía de nuestra relación para nuestro futuro fue solo mentiras y falacias, no lo soporto, no quiero volverlo a ver ni saber que pasará con su falsa vida.

La impaciencia por tenerlo junto a mi haciéndole el amor y demostrándole lo hembra que soy me hizo llamarlo unos días después poniéndole ponerle una cita a la que acudió pero muy temeroso que le estuviera haciendo una encerrona pactada con su mujer, no era así sencillamente yo quería metérmelo en medio de mis piernas y nada mas, después de muchas vueltas terminamos en un motel en donde consideró que estaba seguro.

Viviendo esta vida ahora me he propuesto entregarme más a Alejandro, le estoy abriendo mi alma y dejando que el entre un poco más a ocupar un lugar importante en mi sin tocar el que ya Roberto tiene ganado que es todo en mí.

De otra parte, ahora Alejandro me ha contado que la cadena hotelera en donde trabaja lo enviará nuevamente a otra pasantía al exterior y que es muy probable que se quede trabajando allá, esto me deja en el limbo, aunque el me dice que estará viniendo para encontrarse con migo. También me habló de la posibilidad de llevarme con mi hijo, pero cuando me lo propuso inmediatamente le dije: ¿y mi mamá? (Yo me pregunto)… ¿Será ella o la esperanza que me hizo dudar? porque mi contrapropuesta fue: ¿aquí también puedo hacer lo que boy hacer allá, o no?

Definitivamente mis raíces aquí son muy fuertes y como están las cosas nada se puede predecir, de todas formas, me dice que siempre podré contar con el.

Eso creo y espero.

Ahora estoy recibiendo llamadas sin saber quien es el que las hace porque no hablan, tal parece que fuera un mudo o muda.

Días después Roberto se decidió a hablar con la misma táctica usada por el, tratando de conmoverme y hacerme sentir mal para que accediera a sus peticiones que no pude rechazar, a este hombre lo amo mucho para dejarlo, he sufrido cantidades en estos días que no lo he visto.

Nuestro reencuentro estuvo repleto de amor, lo hicimos con toda la intensidad.

Con la ayuda de Alejandro, desde hace tres meses cuando todo se aclaró con el, bien premeditado le he hecho creer que con Roberto ya no hay nada y con su apoyo he venido construyendo mi supuesto nuevo camino –eso cree el- a estas alturas, cuando ya he superado mi conflicto y todo está tranquilo siento que ya estoy estabilizada emocional y económicamente pues mi puesto de trabajo que Alejandro me ha regalado ya está empezando a despegar, me siento feliz de estar disfrutando de la autonomía que me ha proporcionado, con su amor, estoy resuelta a cambiar mi vida por la que tengo ahora pues me da nuevas expectativas y lo más importante, le puedo dedicar mas tiempo a mi hijo igualmente, tengo la oportunidad de reencontrarme con mi familia con la que ahora estoy disfrutando plenamente apoyada por Alejandro porque el insiste, es el tesoro más grande que tengo, ahora siento el amor de ellos y su respaldo que tantas veces ignoré, todos los días uno u otro están con migo, pendientes de mi, apoyándome, animándome, ahora, me siento parte de mi familia, que lindo, con ellos y el respaldo de Alejandro saldré adelante.

Ahora agradezco la oportunidad que tengo de vivir mi vida en paz.

Para atrás… ¡asustan! pero solo en esto, porque en lo que respecta al amor y la pasión que le profeso a Roberto nada ha cambiado, todo es como al principio, claro, con algunos altibajos propios de una relación estable pero nada que este pechito no pueda solucionar en la cama.

De todas formas, gracias Alejandro.

Pensé que aquí cerraría este capítulo de mi vida pero no, cada día trae su afán.

Se ha presentado algo que no tenía presupuestado, una mañana hablando por teléfono con Alejandro y habiendo pasado ya un año de mi retiro del hotel -después de cinco años de trabajo-, me dijo que necesitaba un paz y salvo mío para anexarlo a los papeles que debe reunir para formalizar la pasantía que pronto tomará.

Después que Roberto lo trasladaron a otro puesto de trabajo me hizo retirar del hotel pues no podía soportar la idea de dejarme en un lugar que no me pudiera controlar entonces estuve rodando aquí y allá trabajando por temporadas con empresas de las que no recibía a tiempo el salario y entonces empezó el calvario porque no tenía como mantenerme y sostener la obligación que tengo y como la liquidación que me habían dado en el hotel no fue la justa pronto se acabó, sin embargo Alejandro me procuraba dinero para pagar los gastos más urgentes entonces fue cuando desesperada, me hice asesorar de un abogado laboral y este me sorprendió con los derechos que no me estaban liquidando en el hotel entonces, opté por entablar demanda para reclamar lo que en justicia me corresponde.

Para este momento Alejandro ya no era el administrador pues lo habían ascendido a otro cargo cuando le conté ya la acción estaba en camino de la reclamación, y ya ha pasado un año desde entonces y no me han resuelto nada todavía sin embargo, como Alejandro está reuniendo papeles para su viaje de pronto sin más ni más me pide le firme un paz y salvo que certifique que no hay nada pendiente con migo, que pena con el, pero el nuevo administrador antes de mi salida me hizo firmar con engaños y mentiras unos paz y salvos de la sección de lavandería y no quiero ahora caer otra vez en lo mismo pues me puede pasar lo que ya me pasó con el otro administrador que lo reemplazó. El necesita mi paz y salvo como administrador y jefe mío que fue pero, yo me negué a dárselo hasta no resolver lo de la demanda.

Para mi tengo bien claro, una cosa es mi relación personal con Alejandro y otra muy distinta que tenga que en nombre de esa relación arriesgarme a perder dinero por un romanticismo que no me dará de comer,

Que pena pero no lo voy hacer…creo que Alejandro se delicó por esto, aunque no me lo manifestó.

Había transcurrido una semana tal vez cuando la esposa de Roberto me llamó para saber de que manera le iba a colaborar para ella lograr que Roberto le de el divorcio, me negué a cualquier acción que me involucre en este problema de la separación, le dije que era su conflicto y que no contara con migo en sus pretensiones de confrontar entre las dos a Roberto, -de ninguna manera quiero hacerle daño a el- entonces entendió que no podía contar con migo y fue cuando me garantizó que entre ellos no había intimidad ni nada que se llamara relación de pareja y que muy a su pesar me lo entregaba para que yo lo disfrutara y siguiera con el y que ella no se oponía a esta relación porque sabía que el me amaba, haciéndome la digna no lo acepté diciéndole que ya había tomado una decisión al respecto y que todo estaba bien claro entre nosotros y que solo con una prueba de amor muy grande por parte de el hacia mi, consideraría la posibilidad de volver con el ya que cinco años son, cinco años muy difíciles de borrar de un manotazo, pero la condición sería, solamente, si existiera esa gran prueba de amor por parte de el.

Pienso que esa prueba de amor que yo le aceptaría sería el acta de divorcio confirmada por mi y que lleguemos a mi casa y le presentemos a mama el acta civil de matrimonio, solo con estas dos condiciones estaría con el.

De otra parte Alejandro me ha dicho que su viaje a cumplir la pasantía que le ofrecieron se ha adelantado en el tiempo y que muy pronto tendrá que viajar, esto me deja como se dice “sin la soga y sin la ternera” claro que ahora pienso que la “ternera” no está tan lejos y con una señal mía la tengo otra vez en mi corral.

Reflexionando creo que Alejandro a partir de atar cabos siempre ha sabido que al iniciar mi trabajo en el hotel y por un buen tiempo sostuve relaciones paralelas con Alfonso, Carlos, Federico, Roberto y que además, tenia mis encuentros clandestinos con el hombre del taxi y que en los ratos libres me comía a Rubén el papa de mi hijo.

Creo que Alejandro debió ponerse delicado sin embargo como siempre, no me hace reclamos.